A estas alturas donde la sociedad es cada vez más tecnológica y donde Internet es parte ya de nuestras vidas, muchas personas ya tienen una ligera idea de qué hay que hacer para buscarse a sí mismas en la red. Porque, sí, es importante conocer que datos nuestros hay en Internet y qué imagen se proyecta sobre nosotros o nuestra empresa.

La Identidad Digital está formada por todos los datos, menciones e información que hay sobre una persona física o jurídica en Internet. Todo esto permanece en el tiempo en la red, accesible a cualquier persona.

La Identidad Digital y la Reputación Online son importantes y tu imagen en Internet tiene que ser el fiel reflejo de tu propio prestigio en Internet. Tanto la identidad digital como la reputación online pueden ser creadas no solo por ti mismo, sino también por el resto de personas que intercambian información y opiniones sobre ti en Internet, como puede ser a través de foros, blogs o redes sociales.

Tipos de datos que podemos encontrar sobre alguien en la red

En la red, podemos encontrar varios tipos de datos sobre una persona o empresa. Los más importantes son aquellos que nos identifican de forma inequívoca: nuestros datos personales. Y son los más importantes porque dejan expuestas tu intimidad y tu privacidad a toda persona que los encuentre en Internet.

Los datos personales más comunes son los que se refieren al nombre, apellidos y DNI, porque identifican a una única persona sin posibilidad de error. Pero hay más datos que también son personales y que sirven para identificar a una persona: una foto o vídeo, un número de móvil, una dirección de email, el número de la seguridad social, etc. Si quieres saber más, te recomendamos la lectura de un artículo donde descubrirás qué se consideran datos personales.

Por otro lado, las imágenes son la manera más rápida y cómoda para cualquier usuario de Internet para hacerse una idea general sobre ti y tu aspecto o imagen. Se recomienda revisar todas cada cierto tiempo para comprobar que éstas son fieles a la imagen deseada que quieres dar y que no se vean afectados tus derechos fundamentales al honor y a la imagen. Es conveniente buscar en los buscadores de Internet y en bancos de imágenes.

Del mismo modo, los vídeos son contenidos muy apetecibles por los usuarios de Internet y muy consumidos. Sin embargo, todavía estamos lejos de encontrar una tecnología eficaz que sea capaz de analizar el contenido audiovisual que aparece dentro de un vídeo. Por eso, sólo es posible realizar una búsqueda de vídeos en buscadores de Internet y en plataformas de televisión y vídeo.

Pero hay más tipos de datos que puedes encontrar.

Las referencias perjudiciales son comentarios o menciones encontrados en Internet y que han sido publicados en otras webs, como periódicos digitales, blogs, foros, redes sociales, plataformas online o webs de terceros.

Las publicaciones oficiales son documentos que contienen boletines oficiales (nacionales, autonómicas y provinciales), como puede ser el BOE o similares, publicaciones en tablones de sanciones o multas de corporaciones e instituciones locales, publicaciones judiciales (sentencias), listados universitarios o de oposiciones, etc.

Las opiniones y reseñas en Internet son un arma de doble filo. Si bien contribuyen a mejorar la reputación de una persona física o jurídica, también pueden causar el efecto contrario. En ocasiones, un cliente o un usuario insatisfecho, un comentario falso u obsoleto o, simplemente, alguien con mala fe, pueden dejar una reseña negativa y causar un impacto muy perjudicial a tu honor y tu imagen. Las reseñas de personas particulares están focalizadas, por lo general, en concretas herramientas en Internet o aplicaciones móviles orientadas a las transacciones comerciales entre particulares, como, por ejemplo, el sector de compra-venta de artículos de segunda mano (Wallapop, Vinted, Milanuncios, etc.)

El papel de los buscadores de Internet

Los buscadores de Internet indexan y almacenan todo el contenido que van encontrando y que se encuentra publicado en todas las páginas webs públicas que existen en Internet, para que luego cualquier usuario pueda buscar cualquier tipo de información. De una forma directa o indirecta, los buscadores de Internet puede que hayan indexado información y datos sobre ti.

Aunque Google es el buscador más utilizado en España, existen otros buscadores. Si bien es cierto que la mayoría de ellos funcionan de un modo similar en cuanto a su algoritmo de indexación se refiere, existen pequeños matices que los diferencian y cabe la posibilidad de que no todos indexen la misma información del mismo modo. Podemos decir que el 99% del contenido indexado en los buscadores de Internet más usados en España es el mismo. Sin embargo, ese 1% restante puede albergar información tuya no tenida en cuenta en Google, más aún cuando el derecho al olvido permite borrar información indexada en el propio Google.

Así pues, pueden darse casos en donde cierto contenido no esté indexado en Google (como consecuencia de una retirada por derecho al olvido) pero sí que puede estar indexado en otros buscadores (donde no se ejerció el derecho al olvido para el mismo contenido).

Como comentaba al inicio de este artículo, mucha gente ya sabe cómo buscarse a sí misma en Internet. Pero la verdad, es más complejo que escribir tu nombre y apellidos en la caja de texto del buscador.

Deben realizarse diferentes búsquedas en Google, Bing y Yahoo (los buscadores más utilizados hoy en día en España) mediante diferentes combinaciones de tu nombre, apellidos y DNI, por ejemplo. No sólo has de realizar búsquedas sencillas, si no también búsquedas exhaustivas, mediante el uso de operadores, y búsquedas avanzadas para obtener los mayores resultados posibles.

Presencia en las redes sociales

El escenario que ofrecen las redes sociales hoy en día es de vital importancia para cuidar y controlar la imagen, el honor y la reputación online de la persona o empresa que las usa. Utilizadas por miles de millones de usuarios en todo el mundo, tener presencia en ellas es casi una obligación no sólo social, si no también profesional.

Existen más de 100 redes sociales, entre públicas y privadas, aunque lo más común para el público en general es aparecer en las más populares como Facebook, Twitter o Instagram. Se debe tener especial cuidado con la suplantación de identidad, ya que cabe la posibilidad de que terceras personas se hagan pasar por ti en estas u otras redes sociales sin tú saberlo, aportando datos reales tuyos o falsos. En cualquier caso, tu honor y tu imagen pueden verse seriamente dañados.

Muchas redes sociales contienen una configuración específica de privacidad que consiste en que los motores de búsquedas de los buscadores de Internet no puedan indexar el contenido de un perfil o una cuenta. Es decir, no encontrar el perfil de Facebook, por ejemplo, de una persona en Google no significa que no tenga cuenta en Facebook. Probablemente la tendrá, pero estará configurada para que Google (ni ningún otro buscador) la encuentre. Por esto resulta también importante buscar en todas las redes sociales en las que uno puede estar.

Incluso existen aplicaciones y herramientas que realizan publicaciones o generan estadísticas de las redes sociales a partir de los contenidos de sus usuarios, y publicar listados y datos, como, por ejemplo, el «tweet» más retuiteado, o la foto que más «likes» o «me gusta» ha recibido, donde también aparecerá el autor.

Ciberdelincuencia y robo de identidad

A medida que nuestra dependencia a los dispositivos conectados y nuestra actividad en Internet aumenta, los riesgos para la información personal, la seguridad de los datos y la posibilidad de quedar expuestos a la ciberdelincuencia crecen exponencialmente.

Las consecuencias de la ciberdelincuencia pueden ser graves y pueden afectar a todos los aspectos de la vida de una persona. El riesgo no es solo financiero, sino que puede afectar a la integridad de la identidad de la persona, a su seguridad personal, su reputación, su calificación crediticia y, potencialmente, a sus perspectivas de empleo.

La ciberdelincuencia adopta muchas formas, pero el robo de identidad es la principal causa de preocupación de los usuarios de Internet, pues las víctimas no solo sufren pérdidas económicas con frecuencia, sino que los delincuentes pueden utilizar la identidad de éstas para solicitar un crédito, lo que puede provocar serios problemas para la víctima.

Los ciberdelincuentes podrían suplantar la identidad de la víctima de manera que su reputación se vea gravemente comprometida, lo que podría tener un profundo impacto en su vida profesional y personal. Incluso, podría verse ante la amenaza de acciones legales, o tener que llegar a enfrentarse a las mismas, por actividades realizadas por los delincuentes en su nombre. Asimismo, estos problemas podrían perdurar durante meses o incluso años y ser muy difíciles de resolver. Puede que algunas víctimas nunca lleguen a estar seguras de que se ha resuelto el problema, ya que los delincuentes podrían comerciar con su información y venderla a otros delincuentes.

Llegados a este punto es importante comprobar si alguno de los sitios web, apps, redes sociales, plataformas online y similares que utilizamos ha sufrido alguna vez una violación de datos. Una «violación de datos» es un incidente en el que los datos de los usuarios han sido expuestos involuntariamente al público. Generalmente, los ciberdelincuentes se suelen hacer cos datos personales como nombre, apellidos, DNI, nombres de usuarios, direcciones de emails, contraseñas, fecha de nacimiento, o datos laborales. Con eso les basta no solo para usurpar tu identidad, sino también para acceder a tu email o tus cuentas online.

Para remediar posibles violaciones de datos y proteger tu información personal y tu identidad digital te recomendamos que cada cierto tiempo (al menos 1 vez al año):

  • Accedas a los sitios webs en los que tienes cuenta de usuario y actualice su contraseña.
  • Cambies la contraseña de tu correo electrónico por una más segura, habilitando, además, la autenticación en 2 pasos.

La mejor forma de saber todo lo que hay en la red

Aunque puede parecer sencillo hacerlo uno mismo, buscar y saber todo lo que hay en la red sobre alguien no lo es tanto. Es más complejo y lleva mucho más tiempo de lo que parece. Por eso, nuestra recomendación sobre estos asuntos es siempre la misma: ponte en manos de profesionales.

En este sentido, en Mi Legado Digital contamos con experimentados técnicos que utilizan procedimientos complejos de búsquedas para encontrar la mayor información posible que hay sobre una persona o empresa en la red. Con nuestro servicio de Informe de Presencia Online conseguirás un documento completo y profundo que recoge todo la información encontrada y que, además, analiza y diagnostica tu reputación online para que puedas actuar en consecuencia.

Puedes elegir entre 3 modalidades diferentes:

DIFUNTOS

Encuentra todos los contenidos que todavía siguen apareciendo publicados y accesibles en Internet o en redes sociales sobre un difunto de tu entorno más cercano.

VIVOS

Encuentra toda la información y contenidos que aparecen publicados y accesibles en Internet o en redes sociales sobre ti o sobre una persona viva de tu entorno más cercano.

EMPRESAS

Encuentra todos los datos y contenidos que aparecen publicados y accesibles en Internet o en redes sociales sobre una empresa o marca, cualquiera que sea su situación actual.

Y si quieres aprovecharte de un 35% de descuento en el precio, regístrate ahora totalmente gratis en nuestra plataforma y en ella encontrarás un cupón para canjearlo.

Sin duda, ahora tienes una magnífica oportunidad para saber todo lo que hay en la red sobre ti, sobre un familiar o sobre tu empresa. ¡No la dejes escapar!

¡Es hora de tomar el control sobre tu reputación online!

Licencia de Creative Commons Artículo bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

“NO REPRODUZCAS SIN CITAR LA FUENTE”
Estimado lector: tienes la autorización del propio titular del sitio web, responsable del blog y autor del artículo para reproducir todo o parte del mismo, siempre que menciones y cites la fuente y que no te importe que Google penalice tu sitio web por duplicar contenido.

Shares
Share This