Lo que algún día dijimos en nuestras redes sociales puede afectar de forma insospechada a nuestra carrera profesional. Cuida tu reputación online.

 

“Si tuvierais fotos de todo lo que hice en el instituto, probablemente no habría sido presidente de Estados Unidos”, advertía Barack Obama, haciendo alusión a la reputación online o reputación digital, en un discurso dirigido a aquellos que han nacido y crecen en la era del smartphone.

Mira hacia atrás. ¿Encuentras algún comentario desafortunado que te gustaría haber evitado?, ¿alguna foto que jamás debería haber existido?… Cosas que, si están en tu memoria o en tus manos, pueden pasar inadvertidas de forma definitiva. Solo tú, de vez en cuando, las traerás a la memoria.

La cosa cambia cuando esa foto, esa idea o comentario, quedaron plasmados en alguno de los múltiples canales digitales con los que hoy día interactuamos: redes sociales, aplicaciones, e-mails… La memoria de Internet es infinita, pública y cualquiera puede recuperarla.

Todos los contenidos que vertimos en estos medios, junto con los comentarios que puedan hacer sobre nosotros terceras personas, conforman lo que conocemos como reputación digital. Un concepto que ya no incumbe únicamente a las empresas, sino que afecta también de forma directa a particulares.

Según el periódico 5 Días, ya en 2016 el 87% de las empresas españolas reconocía utilizar las redes sociales a la hora de contratar personal. De la misma forma, el 28% de los responsables de procesos de selección admitían entonces haber descartado a candidatos por su imagen en Internet, es decir, por su reputación digital.

La repercusión de lo que publicamos en Internet puede ser, en definitiva, decisiva en nuestro crecimiento profesional.

Lo que algún día dijimos en nuestras redes sociales puede afectar de forma insospechada a nuestra carrera profesional. Cuida tu #reputaciónonline Clic para tuitear

¡No esperes ni un segundo más y toma ahora mismo el control de tu reputación online!

Algunos motivos para tomarte en serio tu reputación online

 

Tu reputación online es para siempre

En 2012, a la edad de 16 años, Ceballos, centrocampista del Real Madrid, publicaba unos tweets considerados por la opinión pública como machistas y racistas. Insultaba, además, a Gerard Piqué y a los catalanes en su conjunto.

Unos comentarios que, aunque desafortunados, habrían quedado en la esfera privada del futbolista si éste los hubiera hecho en el bar de turno tomando algo con sus amigos. Nadie lo hubiera juzgado por dichos insultos y, probablemente, en caso de que alguno de sus amigos hubiera querido explicar la conversación 5 años después, a nadie le habría parecido interesante.

Sin embargo, cuando Ceballos tenía ya 21 años, en 2016, los tweets salieron a la luz y tomaron protagonismo en algunos medios de comunicación. Se juzgó al futbolista por algo que había sucedido años atrás y nadie pareció darse cuenta de que esos mensajes habían sido escritos por un menor de edad.

La memoria de Internet es más extensa de lo que llegamos a intuir y, por lo general, sus efectos secundarios no caducan.

La memoria de #Internet es infinita y tu #reputaciónonline es para siempre. ¡Cuídala! #reputacióndigital Clic para tuitear

 

Tu reputación digital no perdona

Hace apenas unos meses salía a la luz un terrible mensaje compartido en el Facebook de una señora que, al parecer, no tenía una opinión favorable sobre los argumentos expuestos por la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, en un debate de Telecinco. En dicho mensaje se deseaba a Arrimadas una violación en grupo.

La líder de la oposición catalana decidió, sin ninguna duda, hacer público el mensaje dirigido hacia ella y el nombre de la usuaria que lo había publicado, además de presentar una denuncia frente a los tribunales.

Poco después, Rosa María (nombre de pila de la autora de la publicación), perdió su trabajo y recibió infinidad de mensajes de otras personas que le deseaban lo mismo, o cosas peores, que ella había deseado a Arrimadas.

Pese a la reprobable actuación de Rosa María, la discusión de si fue justo el precio a pagar sigue abierta. Lo cierto es que una vez publicado un contenido, perdemos el control sobre las consecuencias que ese mensaje pueda tener en nuestras vidas.

Tu #reputaciónonline no perdona los errores que hayas podido cometer, por muy antiguos que sean. #reputacióndigital Clic para tuitear

 

Tu reputación online traspasa fronteras

¿Conoces a Nico? Nació en una escuela de Madrid, de la mano de un grupo de alumnos de Esmeralda Reviriego, profesora de instituto.

En menos de una semana, Nico había llegado a Colombia, Estados Unidos, Hungría, Francia y Venezuela, además de recorrer la mayoría de smartphone españoles.

Con este experimento la profesora quería demostrar (y lo logró) el poder de difusión que tienen las redes sociales. Motivo para ser prudentes con lo que se publica.

Nico nos enseñó lo que ya sabíamos: que el potencial de las redes sociales es real y, incluso, más amplio de lo que podíamos sospechar.

Así es, también, con todo lo que atañe a tu reputación digital.

Reputación online: Publicación de Nico

Esta es la publicación de Nico que se viralizó y que recorrió todo el mundo. El experimento fué un éxito y demostró el poder de difusión de las redes sociales.

Tu #reputaciónonline traspasa fronteras. En cualquier lugar del mundo te pueden conocer. #reputacióndigital Clic para tuitear

 

Tu reputación digital está en manos de otros

Recuperamos el caso de Ceballos. El futbolista había publicado unos tweets que podían resultar perjudiciales para su futuro, por lo que, llegado el momento oportuno, los hizo desaparecer de la red.

Sin embargo, alguien que había visto la publicación en su momento, había considerado interesante hacer una captura de pantalla de lo comentado y fue por causa de esas capturas que estalló la polémica.

En el momento que publicamos, dejamos de tener el control absoluto de lo que decimos. No solo los buscadores registrarán aquello que hemos publicado, también podrán hacerlo amigos y conocidos. Éstos se convertirán, de alguna forma, en dueños de nuestras palabras.

No tienes todo el control sobre tu #reputaciónonline. Otros pueden guardarse datos pasados sobre ti para usarlos en el futuro. #reputacióndigital Clic para tuitear

Todo esto en un entorno en que la marca, tanto personal como empresa, de cada persona u organización toma más relevancia que nunca. En un mundo hiperconectado donde, según estadísticas del Instituto Nacional de Estadística, el 80% de la población se conecta con frecuencia a Internet.

Las redes sociales, bien entendidas, han supuesto la creación de infinidad de oportunidades que nos han permitido mostrar a más personas nuestros talentos y habilidades. Un mal uso de esta herramienta, sin embargo, puede acarrear pesadas consecuencias.

Por todo ello, analizar lo que dice de ti Internet y trabajar una reputación online positiva, es hoy más importante que nunca. Todos hemos sido novatos en la era de Internet y, por supuesto, todos hemos podido cometer errores. Está en nuestras manos limitar el efecto que esos errores puedan tener en la consecución de nuestros objetivos profesionales y personales, presentes y futuros. Está en nuestras manos asegurarnos de que nuestra reputación digital nos favorezca.

Mima tu reputación digital y tu reputación online

 

Reputación online: cuando la red condiciona tu futuro
5 (100%) 1 voto

Noticias relacionadas:

Mi Legado Digital

Mi Legado Digital es una empresa InsurTech y RegTech en expansión, de referencia nacional en España y en colaboración con las mayores compañías aseguradoras. Apoyados en una gran infraestructura tecnológica e innovadora, damos respuesta integral a las nuevas necesidades sociales asociadas a internet y a toda nuestra interacción con él. Dedicados al tratamiento de datos digitales, garantizamos la protección de derechos tan fundamentales como la salud, el honor, la imagen, la intimidad, la reputación online, el olvido y el secreto de las comunicaciones.

Licencia de Creative Commons Artículo bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

“NO REPRODUZCAS SIN CITAR LA FUENTE”
Estimado lector: tienes la autorización del propio titular del sitio web, responsable del blog y autor del artículo para reproducir todo o parte del mismo, siempre que menciones y cites la fuente y que no te importe que Google penalice tu sitio web por duplicar contenido.

Shares
Share This