Cuidamos de tu Reputación Online

Servicio integral de investigación en Internet que te permitirá conocer las referencias y contenidos que aparecen en los principales buscadores de Internet relacionados con tu persona y actuar en consecuencia.

Te ayudamos a conseguir tus objetivos en Internet, sean los que sean, a través de campañas de publicidad y estrategias de publicación de contenidos específicos y de calidad. Destacamos aquello que quieras que se conozca y borramos lo que no te gusta que aparezca.

Servicios de Reputación Online

Diferentes servicios para construir una reputación online positiva y enriquecedora y para gestionar aspectos perjudiciales o negativos que puedan dañar tu imagen personal y/o profesional.

Defensa ante contenidos publicados en Internet que pueden resultar perjudiciales

 

Defensa ante noticias perjudiciales publicadas en los medios de comunicación

 

Defensa ante publicaciones y comentarios maliciosos vertidos en foros y blogs de opinión

 

U

Preparación de los resultados que ofrece Google al realizar búsquedas sobre ti

 

Protección ante campañas de denigración publicadas y difundidas a través de Internet

 

Protección offline y online de la imagen y marcas personales y comerciales

 

Restauración y recuperación de tu presencia e identidad digitales en Internet y redes sociales

 

Generación, publicación y difusión de noticias positivas para mejorar tu reputación

 

Cancelación de antecedentes penales y eliminación de su posible aparición en Internet

 

Reputación Online: Prueba Gratuita de nuestros servicios

Controla aquello que vas a dejar en la red. Tienes un mes completo para probar sin compromiso.

Identidad Digital

La identidad digital es lo que somos para otros en la red o, mejor dicho, lo que la red dice que somos a los demás. No está definida a priori y se va conformando con nuestra participación, directa o inferida, en las diferentes comunidades y servicios de Internet, como resultado de nuestra interrelación con otros usuarios o con la generación de contenidos. Nuestra Identidad digital es importante y puede que con nuestra desaparición quede información en Internet que pueda perjudicar nuestro recuerdo o afectar negativamente a nuestra familia.

S

 

 

 

 

Desindexar un contenido de Google

Ordenamos a los buscadores de Internet, principalmente a Google, que no muestren cierto contenido sobre ti en los resultados de búsqueda. La información sólo será accesible consultando la fuente original de la publicación (por ejemplo, para encontrar una antigua multa tendríamos que acceder a la hemeroteca del boletín oficial que la publicó y buscar el documento con la fecha exacta). También realizamos la desindexación en otros buscadores de Internet como Bing, Yahoo, Yandex o Baidu.

Reputación Online

La Reputación Online, o también llamada reputación digital, es el reflejo del prestigio de una persona, empresa o marca en Internet, creada y construida no solo por la misma, sino también por el resto de personas que intercambian información, contenidos, comentarios y opiniones sobre ella en Internet a través de foros, blogs o redes sociales. La suma de todo ello contribuye a crear una reputación online positiva, negativa o neutra y que, cada vez más, influye directamente en el devenir de cualquier modelo de negocio o proyecto profesional y/o personal.

Derecho al Olvido

El derecho al olvido es un derecho relacionado con el Habeas Data y la protección de datos personales. Se puede definir como el derecho que tiene el titular de un dato personal a borrar, bloquear o suprimir información personal que se considera obsoleta o no relevante por el transcurso del tiempo o que de alguna manera afecta el libre desarrollo de alguno de sus derechos fundamentales. Como cabe apreciar, este derecho puede en ocasiones colisionar con la libertad de expresión.

Albacea Digital

Es la persona designada por nosotros para que se encargue de controlar, gestionar y administrar nuestros archivos digitales y nuestras identidades virtuales siguiendo una serie de indicaciones transmitidas previamente. La figura del albacea digital es muy importante, ya que es quien llevará a cabo nuestras instrucciones sobre qué hacer con nuestro legado digital y nuestro patrimonio en la red y cómo hacerlo cuando ya no estemos aquí, velando así por nuestra reputación online.

Ante los problemas más comunes…

w

En redes sociales, que amigos y familiares del fallecido continúen recibiendo sugerencias de amistad y recordatorios de cumpleaños de forma periódica.

En redes sociales, que el contenido de la cuenta del fallecido (datos de contacto, comentarios y fotos) siga siendo visible, y que los responsables de la red social puedan utilizar las fotos para hacer campañas publicitarias.

En redes sociales, que la cuenta del fallecido se convierta en un blanco fácil para la suplantación de identidad y el spam.

Dificultades para proteger la memoria del difunto: derecho al honor, intimidad personal y familiar y la propia imagen.

Posible suplantación de identidad ante el vacío legal que existe hoy en día en España.

Ejercicio del derecho al olvido y a la protección de datos personales (acceso, rectificación, cancelación y oposición) que afectan a la reputación online.

Servicios basados en la nube que almacenan nuestros datos y que tienen políticas diferentes sobre la propiedad de datos, si es que las tienen.

Que se bloqueen cuentas online con saldos positivos en la red (eBay, PayPal, páginas de juegos y apuestas, etc.) asociadas a una cuenta bancaria.

…ofrecemos las siguientes coberturas

Z

La búsqueda de las referencias y contenidos que aparecen en los principales buscadores de Internet asociadas al nombre y apellidos del fallecido. De esta manera, se detectan contenidos o referencias que puedan lesionar la intimidad, honor, privacidad o seguridad, tanto de la persona referida como de su familia: datos personales (direcciones, cuentas bancarias, DNI, e-mail, etc.); fotos y vídeos en los que aparece esta persona; publicaciones oficiales (multas, embargos, nombramientos, etc.); comentarios desafortunados en redes sociales, foros, blogs; insultos y referencias negativas o erróneas…

Z

Las gestiones oportunas y necesarias para suprimir contenidos de sitios web de los buscadores, cuando puedan menoscabar los derechos de las personas afectadas y su reputación online, y la gestión de la información en todos los servicios de internet disponibles, facilitados por el cliente. Incluye los trámites para la supresión de la información del interesado, y para impedir que los buscadores muestren los resultados, actualizando la memoria caché o temporal que tengan almacenada.

Z

No sólo procedemos con la eliminación de dichos contenidos en Google y otros buscadores de Internet, sino que también atacamos la fuente de dichos contenidos, hablando con los administradores de sitios webs, blogs y foros, e incluso elevando el caso ante la Agencia Española de Protección de Datos.

Controla tu Reputación Online y Digital

Ahora puedes tomar el control y gestionar tu propia reputación digital utilizando nuestros servicios de Monitorización, de Reputación Online, de Creación de marca y Community Manager, Borrado Digital y Derecho al Olvido.

Reputación Online
Algunos datos sobre reputación online

Google procesa 100 mil millones de búsquedas cada mes. En promedio, esto representa 40.000 búsquedas por segundo. Cada día, entre el 16 y el 20% de esas búsquedas son nuevas (no se habían realizado antes)

El 76% de los internautas se han buscado en Internet. Pero, ¿qué han encontrado?

  • 46% su perfil en alguna red social.
  • 27% datos personales en webs institucionales.
  • 25% información en boletines oficiales.
  • 18% menciones en webs o blogs.
  • 11% noticias publicadas en medios.
  • 9% etiquetas en fotos o vídeos

Para un mejor funcionamiento y que no reine el caos, es una necesidad imperiosa, elaborar unas pautas deontológicas generales para poder circular por Internet y entender que no todo vale, que ante las intromisiones ilegítimas, falsas noticias, desprestigios, se debe actuar con un mismo fin: su eliminación. Donde la libertad de expresión y la intimidad de la persona puedan convivir juntas, y tanto la persona como el heredero puedan velar para proteger su patrimonio digital y poder agilizar con transparencia.

Para 2014, Google había indexado 30 billones de páginas en Internet. Para llevar a cabo las búsquedas, el centro de datos de Google utiliza el 0’01% de la electricidad mundial.

Se estima que hay 81 millones de perfiles falsos en Facebook.

Derecho al olvido VS derecho a la información

La historiadora Milagros del Corral destaca la relevancia de Google para la investigación histórica, cultural y científica, así como la importancia de algunos datos “aparentemente irrelevantes” pero fundamentales para entender sociedades pasadas, de modo que “su eliminación podría suponer una distorsión de la Historia”.

Para Del Corral, la aplicación del derecho al olvido puede suponer la eliminación de información relativa a sucesos desagradables para personas que, sin embargo, son importantes para estudiar el pasado. “Podría darse el caso de que un periodo tan turbulento como el que vivimos actualmente fuera visto por la gente del siglo XXII como una Arcadia utópica”. En este sentido, sugiere como solución aplicar plazos, igual que se hace con ciertas informaciones clasificadas, de forma que Google podría retirar un enlace ahora y reponerlo dentro de 25 o 50 años.

“Otorgando al buscador el papel de editor al obligarle a estudiar los enlaces”, se ve obligado a asumir el papel de garante de la libertad de expresión o la lucha contra la censura, un papel que, a su juicio, deben asumir los Estados con el apoyo de las compañías editoriales y los periodistas.

Es necesario abrir un debate de cara a redactar una futura normativa específica para los buscadores, donde se regule su papel. Mientras esto se resuelve, se propone como solución que los enlaces considerados lesivos en lugar de aparecer en la primera página de resultados de la búsqueda lo hagan por ejemplo en la séptima. “De este modo se preservarían ambos derechos y es una forma más útil, rápida y eficaz”. Sin duda, esto también afectaría de forma positiva a mejorar la reputación online de la persona afectada.

Se exige a los buscadores ser capaces de hallar el equilibrio entre los derechos del titular de tales datos, y el interés legítimo del público general a acceder a dicha información. Esta ponderación habrá de basarse principalmente en cuatro factores:

  • La naturaleza de la información de que se trate así sea inexacta o falsa, incompleta o inadecuada, excesiva, obsoleta o ya no relevante.
  • El carácter sensible de esta información para la vida privada del individuo.
  • El interés público en disponer de dicha información en el presente.
  • El papel que dicha persona desempeñe en la vida pública.
¿Cómo gestionar el borrado?

El 39’7% de los usuarios de Internet solicitan el borrado de cuentas online. Pero, ¿qué complejidad tiene proceder con el borrado?

  • 27€% Difícil
  • 7’2% Muy difícil
  • 4% Imposible

A medida que navegamos por Internet se va perdiendo gran parte del control sobre nuestra información personal desperdigada en el espacio virtual, lo que tendrá consecuencias significativas en el mundo físico. Por tanto, el reto al que nos enfrentamos como individuos será determinar qué pasos tendremos que dar para recuperar el control de nuestra privacidad y seguridad.

La mayoría de las veces, las familias no saben qué cuentas online tenía su pariente, sin mencionar los detalles como nombre de registro, ingreso o alias. Y el costo de no saber siquiera algo tan simple como la contraseña del correo electrónico, puede ser enorme.

El correo electrónico sirve muchos propósitos y sólo uno de ellos es el equivalente digital de nuestros buzones. Es la llave maestra para muchas otras cuentas.

Las empresas que ofrecen servicios de borrado pueden ayudar a su cliente a conocer los servicios web que tenía el fallecido y las menciones e información en Internet. También pueden ayudar a recuperar contenidos almacenados en la nube, como vídeos, canciones, documentos, fotografías, etc. y mejorar así la reputación online del fallecido.

¿Cómo es la desindexación en Google?

Para eliminar información se necesita un motivo legítimo de acuerdo con la ley (como la protección de la privacidad, el honor o la propiedad intelectual) y que este prevalezca sobre los derechos legítimos de otras personas (como la libertad de expresión e información) en cada situación concreta.

Cuando el borrado total no sea posible o recomendable se puede anonimizar un dato, difuminar una foto o desindexar un contenido. Pero Google no borra las fuentes (el origen de los contenidos), no reescribe el pasado, simplemente limita el acceso a la búsqueda por nombre.

La desindexación no elimina la información. Lo único que se elimina es el enlace a una noticia o información cuando se realice la búsqueda por nombre y apellidos de alguna persona que se cita en la noticia.

Ejemplo: si el Sr. García solicita la desindexación (y se concede) y un usuario realiza la búsqueda de alguna otra persona que comparta apellido, un aviso de que se han eliminado del índice de resultados algunos enlaces acompañará los resultados de la búsqueda.

Con que coincida uno de los términos de búsqueda aparece el aviso, por lo que la medida se antoja poco efectiva y lo será menos a mayor número de solicitudes concedidas.

¿Cómo retirar la información?

En primera instancia, se debe gestionar la retirada de la información con los administradores de los dominios que contengan dicha información que queremos eliminar: sitios webs, blogs, foros, etc.

En segundo lugar, recurriríamos a la solicitud de desindexación de la información en buscadores. Google, Yahoo y Bing tienen habilitados unos formularios que deben rellenarse debidamente para presentar dicha solicitud.

Cuando una solicitud es denegada por el buscador, se puede acudir a la Agencia Española de Protección de Datos o a los juzgados para solicitar auxilio en la tutela de tu derecho.

Así, la decisión definitiva en estos casos se tomará por un organismo jurisdiccional cualificado que garantice el ejercicio completo del derecho por el afectado.

¿Qué contenidos se pueden borrar?

Redes sociales generales: Facebook, Twitter, Bebo, Couchsurfi ng, Foursquare, Friendster, Google +, Habbo, Hi5, Myspace, Netlog, Orkut, Slideshare, Tagged, Tuenti y Badoo.

Redes sociales de fotografía o vídeo: Dailymotion, Flickr, Fotolog, Instagram, Picasa, Pinterest y Youtube.

Redes sociales profesionales: Infojobs, Linkedin, Viadeo y Xing.

Redes sociales para encontrar pareja: Meetic, eDarling, Match, Meetup, Okcupid y ZonaCitas.

Correo electrónico: Gmail, Hotmail/Outlook, Yahoo, Mail, GMX.

Mensajería: Skype, Snapchat, Whatsapp, Yahoo! Messenger, Facebook Messenger.

E-commerce: Airbnb, Amazon, e-Bay, Groupon, PayPal.

Apps (aplicaciones): Evernote, Flipboard.

Y es que todas estas redes sociales tienen un gran número de usuarios que siguen creciendo cada día:

  • Facebook: 1,71 mil millones de usuarios
  • Youtube: Más de mil millones de usuarios
  • Whatsapp: 900 millones de usuarios
  • Instagram: 400 millones de usuarios
  • Twitter: 320 millones de usuarios
  • Google +: 300 millones de usuarios
  • LinkedIn: 300 millones de usuarios
  • Flickr: 112 millones de usuarios
  • Snapchat: 100 millones de usuarios
  • Pinterest: 100 millones de usuarios
  • Airbnb: 50 millones de usuarios

Al cerrar una cuenta, el perfil desaparece de la red social y de los resultados de los buscadores. La red deja de enviar sugerencias o recordatorios relacionados con esa persona. Además, toda la información contenida en la cuenta (fotos, enlaces,  conversaciones, etc.) es retirada.

Para solicitar la gestión del borrado, el solicitante debe identificarse en calidad de heredero y presentar el certificado de defunción y una copia del documento de identidad del fallecido.

El problema de no hacer testamento digital y que la familia recurra al borrado tras nuestro fallecimiento, hace que sean ellos los que decidirán por nosotros sobre nuestra reputación online, muchos datos se perderán, y puede que alguien reciba algo que no debía haber visto.