Las tareas de una empresa funeraria no sólo abarcan los meramente relacionado con el sepelio, sino que van mucho más allá. Desde el traslado al cementerio, la colocación de las flores y coronas, la preparación del cuerpo,  o la organización de la ceremonia, hasta la gestión de los trámites post mortem y el acompañamiento de la familia y amigos del difunto incluso varios meses o años después de la pérdida.

Y es que, actualmente, la mayor parte de funerarias ofrecen un servicio integral donde se encargan de todo o de casi de todo, para que los familiares únicamente se encarguen de velar a su ser querido, sin tener que preocuparse por todo lo demás.

Pero las nuevas tendencias sociales y culturas y, sobre todo, la llegada de las nuevas tecnologías al sector funerario, han cambiado la forma de ofrecer los servicios a los clientes y, lo más importante, han originado la aparición de nuevas oportunidades para presentar productos y servicios innovadores.

La nueva visión sobre los cementerios

Hemos pasado, en algo más de 20 años, de ir solo a visitar los cementerios el Día de Difuntos a conocerlos como recurso turístico, patrimonial y cultural. Algunos hasta ya se venden como museos al aire libre en su localidad. Y es que ésta es la reciente transformación que ha experimentado la concepción social de los cementerios pues se han abierto a nuevos usos y visitantes.

Las necrópolis son lugares privilegiados para rememorar la historia de cualquier pueblo y ciudad. Visitar sus sepulturas permite conocer el pasado de los que nos predecieron y cómo se ha construído la comunidad. Y, sobre todo, a quienes la hicieron. Muchos cementerios son un patrimonio histórico fundamental para comprender la ciudad y su evolución. Muchos de los personajes ilustres que han tenido un papel relevante de cada municipio o ciudad descansan allí.

La sociedad cada vez toma más consciencia de que el cementerio es un lugar de memoria de nuestros difuntos, por lo que nos gusta que sea acogedor y desahogado, donde las personas puedan ir cuando lo necesiten y que les resulte, en la medida de lo posible, confortable. Es el espacio adecuado para velar el recuerdo de nuestros seres queridos, y esto es muy importante.

Lo más interesante de un cementerio para sus visitantes es su patrimonio cultural, pero, sobre todo, a quienes acuden les gusta conocer las historias que hay detrás. Normalmente, saber quien está enterrado allí, vincularlo con la ciudad y su historia es muy demandado. La mayor atracción para los turistas son los epitafios curiosos y las esculturas y edificios de panteones que están catalogados como obras de arte o como Bien de Interés Cultural. Y, especialmente, la tumba de algún personaje famoso.

Gracias a nuestro servicio de BIOGRAFÍA asociado a CÓDIGOS QR y NFC es posible crear el epitafio digital de cualquier difunto que descansa en cualquier cementerio de España. Una vez nos encontramos ante el lugar donde descansa el difunto, mediante el escaneo con el smartphone de un código QR o NFC que se encuentra adherido a la lápida o urna, podemos consultar en la pantalla de nuestro dispositivo la biografía de esa persona, la historia de su vida, y hasta interactuar aportando comentarios en forma de texto, foto o vídeo. Este es uno de los productos más impactantes que hemos desarrollado en Mi Legado Digital y que está teniendo muchísima aceptación dentro del sector funerario.

En los últimos años, los cementerios han ido acogiendo actividades desvinculadas del luto y el desconsuelo. Desde rutas culturales, escenificaciones teatrales, o recitales poéticos hasta incluso conciertos musicales. También se han convertido en un aula al aire libre donde los escolares pueden recibir nuevas lecciones alejados de los pupitres y pizarras, pues los cementerios también permiten celebrar actividades pedagógicas.

La tendencia cultural de la sociedad española en cuanto a la forma de enterrar a nuestros difuntos se inclina hacia la incineración, por lo que los cementerios deberán ir adaptándose a este escenario. Actualmente, existen distintas posibilidades para enterrar o esparcir las cenizas, ya sea con las modalidades de nichos cinerarios o los jardines específicos. En un futuro no tan lejano habrá más opciones.

Las flores siguen siendo protagonistas

Amor, coraje, rabia, dolor o admiración. La pérdida de un ser querido es siempre uno de los momentos más complicados en la vida de una persona, en el que afloran miles de sentimientos que se muestran de diferentes maneras, encontrando una de sus representaciones más visibles en las flores.

Esta ofrenda de los actos fúnebres es el acto más antiguo de duelo de la humanidad. Es una de las formas que tiene la sociedad de expresar el dolor y la pérdida.  Sirven para representar la fragilidad de la vida, pero su uso va más allá. Su belleza ayuda a equilibrar la respuesta emocional hacia la muerte. Estas razones explican por qué este acto está instaurado en todos los rincones del mundo, aunque varíe en función de las tradiciones y costumbres de cada territorio.

España se encuentra en el vagón de cola de Europa, ya que existe una concepción muy diferente a la de otros países europeos, donde ésta es una de las elecciones más importantes de la vida. Por ejemplo, en Alemania los cementerios son lugares de culto, que se visitan habitualmente y donde siembre se llevan flores frescas. Sin embargo, en España se han utilizado siempre las flores que sobran o que tienen una demandan menor para rendir homenaje a los difuntos. Una situación que está variando gracias a la desaparición de las fronteras territoriales, ya que viajar nos permite conocer nuevas culturas y cogemos influencias de todos los sitios que visitamos. Esta riqueza se aplica a todos los ámbitos y también queda reflejada en el arte floral.

Así, el abanico de opciones se ha abierto. Tradicionalmente los crisantemos eran la flor por excelencia y, aunque continúan siendo las grandes protagonistas de los eventos fúnebres, ahora la variedad es mucho mayor. Los lirios, las rosas, los claveles o las margaritas son otros de los tipos de flores más demandados en la actualidad. Y todo gracias al aumento de la profesionalidad y la delicadeza de los floristas, quienes tienen en cuenta, cada vez más, aspectos y detalles minuciosos para un funeral. Por eso eligen las flores según su significado, analizando diversos aspectos como la edad del difundo y buscando siempre tonos claros y suaves que inviten a la relajación.

Y es que cada flor tiene un significado único y que muchas veces se desconoce. Las azucenas y lirios representan la pureza e inocencia del alma del fallecido; los claveles rojos expresan admiración y respeto; los blancos, un sentimiento puro y emotivo; los crisantemos, pena; los gladiolos, firmeza, sinceridad e integridad, y las rosas, varían según su color: rosas, amor y gentileza, blancas, reverencia y humildad, rojas, coraje, rabia y respeto.

Sea cual sea la elección de las flores, no solo se utilizan para acompañar al difundo el día del sepelio o los posteriores meses y años de descanso eterno. También sirven para que el propio difunto, antes de su fallecimiento, prepare el envío de flores a sus seres queridos que les serán entregadas tiempo después de su marcha. Pero, ¿cómo es esto posible?

A través del servicio HERENCIA DIGITAL POSTAL, los usuarios de Mi Legado Digital pueden enviar flores a las personas que deseen, de tal forma que les serán entregadas días, semanas o meses después del propio fallecimiento del usuario. Sin duda, una emotiva forma de despedirse y de comunicarse con sus seres queriendo, diciéndoles que, aunque se fue, sigue estando ahí.

Gestiones post mortem más rápidas, eficaces y… digitales

Por otro lado, las labores de una funeraria se extienden también a una serie de tareas y gestiones igual de importantes y que pasan desapercibidas, pues el sepelio del difunto es el principal protagonista a ojos de las personas. Estas tareas se centran en la gestión y realización de diferentes trámites oficiales que deben ejecutarse tras el fallecimiento de cualquier persona, y que son necesarios y de obligado cumplimiento para certificar la muerte de una persona, iniciar el proceso sucesorio o solicitar diferentes pensiones para los familiares supervivientes.

El certificado de defunción, el certificado de últimas voluntades, el certificado de cobertura de seguros, la pensión de viudedad o de orfandad, son sólo algunos de estos trámites que el profesional funerario debe gestionar también como servicio añadido a la familia. Generalmente, las funerarias suelen subcontratar la solicitud y realización de estos trámites a despachos de abogados, gestores y asesorías especializadas en herencias y sucesiones.

Pues bien, este el motivo por el que ha surgido una nueva solución tecnológica para el sector funerario: Digital Funer Box. Se trata de la primera herramienta online para el sector funerario con la que gestionar de la forma más rápida y sencilla cualquier trámite necesario tras una defunción.

Desarrollada por MI LEGADO DIGITAL y LEGADOSi3, es una plataforma online con panel de control en forma de marca blanca que permite al profesional funerario optimizar su trabajo, ser más productivo y ahorrar costes en sus gestiones. Sirve para conocer, administrar y controlar todos los expedientes y trámites a realizar tras una defunción, donde toda la información y documentación se encuentra digitalizada y centralizada en un único lugar.

Pero con esta nueva solución tecnológica no sólo se pueden solicitar los trámites tradicionales, sino que también es posible de realizar trámites de la nueva era digital que nos toca vivir. El Informe de Presencia Online, el borrado digital o el derecho al olvido son sólo algunos de los trámites digitales que el profesional funerario puede tramitar y realizar a la familia del difunto, ofreciendo así un servicio íntegro que también tiene en cuenta la vida digital del difunto.

Licencia de Creative Commons Artículo bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

“NO REPRODUZCAS SIN CITAR LA FUENTE”
Estimado lector: tienes la autorización del propio titular del sitio web, responsable del blog y autor del artículo para reproducir todo o parte del mismo, siempre que menciones y cites la fuente y que no te importe que Google penalice tu sitio web por duplicar contenido.

Shares
Share This