En medio de una situación tan excepcional como la que estamos viviendo, muchos de nuestros intereses han ido cambiando para centrarnos en aquellos aspectos más primordiales en los que antes no nos parábamos a penas a pensar, quizá porque eran situaciones que veíamos muy lejos o que no iban con nosotros.

El hecho es que el ser humano es mortal, y la crisis sanitaria nos lo viene a recordar de golpe, sumando a la desgracia, la triste imposibilidad de despedirse de un familiar fallecido por Covid-19.

Con este panorama y durante el confinamiento, las búsquedas en Google del término «Testamento Online» se han multiplicado por cinco en las últimas semanas. Y es que muchos se empiezan a enterar de que es posible hacer testamento tranquilamente desde casa, en un trámite sencillo y en pocos minutos.

Es muy importante hacer testamento para evitar problemas a la familia y a los herederos. Si ya de por sí es muy doloroso perder a un ser querido, el duelo se incrementa si el proceso hereditario es largo, duro y complicado. Cuando no hay testamento, las rencillas y malestares familiares surgen hasta de debajo de las piedras, incluso en las mejores familias. Además, en esos casos, los honorarios de los abogados en llevar todo el proceso se comen gran parte de la herencia. El testamento evita todo eso.

Es posible dejar constancia de nuestras voluntades disponiendo de cualquier dispositivo conectado a Internet. Se puede organizar nuestros bienes y designar beneficiarios con el asesoramiento y revisión insitu de abogados especializados incluyendo modificaciones y copias. Y una vez finalizado, se procede a la certificación notarial, con desplazamiento hasta el domicilio del testador o el hospital si estuviese incapacitado.

En Mi Legado Digital, lo llamamos «Testamento Inteligente» (Smart Will) porque utiliza las últimas tecnologías para dar las máximas garantías a nuestros clientes (blockchain, sello de tiempo electrónico y firma digital), e incluye las voluntades acerca de nuestro contenido digital, nuestras voluntades vitales (cuidados médicos a recibir en últimos momentos de nuestra vida) y nuestro legado genético (mapa de ADN).

En plena pandemia, el Código Civil prevé la opción de redactar un testamento desde casa y sin notario y puede realizarse oralmente ante la presencia de tres testigos, pero esta modalidad no está aconsejada, pues tiene corto plazo de validez y puede conllevar alguna problemática por incongruencias o impugnación por parte de familiares. Con la solución para el largo plazo propuesta por el Testamento Inteligente, todos los cambios que se hacen de manera online en la plataforma quedan registrados con absoluta validez legal, y además es totalmente compatible con el Testamento Notarial y el Solidario, tan necesaria su primera versión para dar fe de la capacidad de obrar del testador. Aunque la tecnología ya está introduciendo fórmulas y herramientas para comprobar esta condición en las personas, entre otras cosas, sin necesidad de la presencia física, como ya estamos comprobando en algunas gestiones financieras que precisan de la figura del notario, y que estamos viendo como la situación de alerta sanitaria que sufre el país, está acelerando su transformación e implantación de forma precipitada, y esperemos mantengamos en un futuro para ventaja de todos.

ALGUNOS DATOS

En una muestra de 240 mil personas españolas se desprende que principalmente son las mujeres (74%) las que más información buscan y se están concienciado en dejar todos sus asuntos ‘atados’, facilitando así las cosas a la familia, aunque finalmente los testamentos creados corresponden en un 49% a hombres.

Respecto a la edad, el tramo más interesado sería el comprendido entre los 45 y 64 años con perfil digital, que destinarían mayormente los fines de semana del confinamiento para realizar este trámite.

Las provincias que más buscan información al respecto son, en este orden, Andalucía, Comunidad Valenciana, Comunidad de Madrid y Cataluña.

 

Licencia de Creative Commons Artículo bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

“NO REPRODUZCAS SIN CITAR LA FUENTE”
Estimado lector: tienes la autorización del propio titular del sitio web, responsable del blog y autor del artículo para reproducir todo o parte del mismo, siempre que menciones y cites la fuente y que no te importe que Google penalice tu sitio web por duplicar contenido.

Shares
Share This