Somos las decisiones que tomamos. A lo largo de nuestra vida definimos lo que queremos para nosotros y para los nuestros y, sabiendo lo que deseamos, decidimos en consecuencia. ¿Y si pudiéramos actuar bajo la misma lógica tras nuestra muerte?

Las últimas voluntades garantizan precisamente eso, que seas tú quien tome las decisiones sobre lo que debe suceder tras tu muerte. Que nadie más que tú pueda decidir cómo, cuándo o de quién vas a despedirte.

Sin embargo, conceptos como últimas voluntades, testamento, testamento vital…, generan habitualmente dudas. Si no tienes claro qué es qué ni para qué sirve, ¡te invitamos a seguir leyendo!

Hoy resolvemos todas tus dudas sobre las últimas voluntades.

Cuándo, por qué y para qué debes crear tus #ÚltimasVoluntades y cual es tu mejor opción para tramitarlas. Clic para tuitear

Pero eso…, se soluciona haciendo un testamento, ¿no? La respuesta es “sí y no”. El testamento te permite decidir, y así hacerlo constar, a quién quieres legar tus bienes y, por lo tanto, quiénes serán tus herederos. Las últimas voluntades, complementarias al testamento, te permiten indicar tus deseos alrededor de otros temas relacionados con tu legado.

Entonces, ¿qué tipo de decisiones se incluyen en las últimas voluntades? Las últimas voluntades te permiten dejar constancia sobre todos estos aspectos:

  • Cómo quieres que sea tu sepelio. Indica a tus familiares dónde quieres ser enterrado, o si prefieres ser incinerado. Haz constar dónde quieres que se esparzan tus cenizas, o deja por escrito el texto que quieras incluir en tu lápida… Con las últimas voluntades tienes la posibilidad de hacer saber a tus familiares qué quieres que suceda con tu cuerpo tras la muerte. Por ejemplo, hay personas que preferirían no tener una misa de despedida, otras prefieren que sí se vaya a la iglesia… Las últimas voluntades son la forma más segura de garantizar que se cumple con tus preferencias.
  • Cómo quieres que sea tu despedida. Puedes organizar tu propia despedida, asegurarte de que en ella se encuentre tu esencia. ¿Quién quieres que hable?, ¿quieres que alguien lea unas palabras de tu parte?, ¿quieres que haya alguna música en específico?… Al dejar por escrito tus últimas voluntades te asegurarás de que tu despedida sea como tú quieres que sea.
  • Si quieres, o no, donar tus órganos. En tus últimas voluntades puedes referir a una declaración voluntaria de donación de órganos o a la existencia de un testamento vital. Con esto, harás saber a los tuyos cuál es tu posición frente a la donación, facilitándoles el trámite.
  • Cómo quieres, y a quién, anunciar tu partida. Decide quién debe recibir la noticia y cómo deben hacerlo. Indica también si hay alguna persona a quien no quieres que se le comunique tu muerte.
  • Si tienes testamento y dónde encontrarlo. Las últimas voluntades indican a tus familiares si existe, o no, un testamento, así como dónde deben ir a buscarlo. Con esto, facilitarás el trámite, ayudando a los tuyos a cumplir con tus voluntades acerca de tu legado.
  • Quién quieres que tenga acceso a tus dispositivos digitales o a tus finanzas. ¿Qué pasa con el contenido de tu móvil tras tu muerte?, ¿quieres que los tuyos tengan acceso a las fotos que tenías guardadas?, ¿y a los contactos?… Sea como sea, en tus últimas voluntades puedes dejar indicaciones en este sentido.

Entonces, mis últimas voluntades facilitan que se cumpla con mi testamento, ¿cierto? Así es, al dejar por escrito tus últimas voluntades le das herramientas a tus seres queridos para que, tras tu muerte, encuentren tu testamento y actúen en consecuencia.

Últimas voluntades en Mi Legado Digital

Y, ¿cómo hago para hacer constar mis últimas voluntades? Existen diferentes formas de crear tus últimas voluntades. En Mi Legado Digital apostamos por un método digitalizado, sencillo y ágil que te permite hacer el trámite desde la intimidad, de forma rápida y fácil.

Este es el proceso que deberás seguir para crear tus últimas voluntades a través de nuestra plataforma:

  1. Crear tu cuenta en Mi Legado Digital. Verás que tenemos diferentes packs de servicios y también que puedes solicitar tu prueba gratuita de 30 días. Elige la opción que más te encaje y accede a nuestra plataforma.
  2. Acceder a tu cuenta, utilizando tu nombre de usuario y contraseña, e ir a la sección “Últimas Voluntades”.
  3. Definir las últimas voluntades. Llegarás a un formulario a través del que te guiaremos, haciéndote preguntas concretas, para que dejes por escrito todas aquellas decisiones importantes que quieres que se tomen tras tu muerte.

Y, una vez rellenado el formulario, ¿son definitivas mis últimas voluntades? Mientras no desees modificarlas, las ahí escritas se entenderán como tus últimas voluntades.

Por el contrario, si en algún momento dudas o cambias de opinión sobre algún aspecto, podrás acceder a tu cuenta y modificar lo definido. Podrás cambiar tus últimas voluntades tantas veces como desees a lo largo de toda tu vida.

Entonces, ¿cuál es el mejor momento para escribir mis últimas voluntades? El mejor momento es, sin duda, ahora mismo. A veces, la muerte llega sin avisar. Dejarlo todo por escrito cuanto antes es la mejor garantía que, tras tu partida, se cumplan tus deseos.

Además, al permitirte hacer tantas modificaciones como consideres, las últimas voluntades se convierten en un documento que evoluciona contigo, que refleja lo que deseas, para tu muerte, en ese momento concreto.

Y, ¿qué pasa con mis últimas voluntades digitales? Las últimas voluntades de nuestra plataforma automatizada contemplan también tus decisiones alrededor de tus bienes digitales. ¿Quién quieres que tenga acceso a tus cuentas en Internet?, ¿quién quiere que gestione tus redes tras tu muerte?, ¿quién quieres que conserve (o no) los datos que guardas en tu móvil?…

En definitiva, seas como seas y desees lo que desees para ti tras la muerte, las últimas voluntades son la forma más efectiva de hacer constar tus decisiones en torno a la defunción, asegurándote que se cumpla con ellas tras tu partida.

Si quieres empezar ahora a redactar tus últimas voluntades, puedes empezar ahora mismo e iniciar el proceso. ¡Estamos a tu disposición para resolver cualquier duda que pueda surgirte!

 

Licencia de Creative Commons Artículo bajo licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

“NO REPRODUZCAS SIN CITAR LA FUENTE”
Estimado lector: tienes la autorización del propio titular del sitio web, responsable del blog y autor del artículo para reproducir todo o parte del mismo, siempre que menciones y cites la fuente y que no te importe que Google penalice tu sitio web por duplicar contenido.

Shares
Share This