Las aseguradoras no pueden darse el lujo de ser complacientes cuando la disrupción ha dado un vuelco a otras industrias. La industria puede, y debe, abrazar el cambio y el futuro sin miedo.

El seguro no ha cambiado mucho en 200 años. Todavía se trata de capital colocado en contra del riesgo. Todavía se trata de crear productos personalizados para los clientes. Todavía se trata de usar información para vender a través de canales y generar beneficios a una empresa.

¿Información? La humanidad produce 2,5 quintillones de bytes de datos cada día (un quintillón tiene 18 ceros). Las empresas abarcan a los millennials y los boomers, cada uno de los cuales espera un servicio personalizado. El seguro no ha cambiado mucho en 200 años, pero todo a su alrededor sí.

En su nivel más alto, la industria de seguros parece estable. Las ganancias son sólidas, los rankings de las empresas son estables y el rendimiento de los precios de las acciones es sólido en todo el mundo. El seguro se encuentra en un período de disrupción “vulnerable”, caracterizado por ineficiencias estructurales y poca innovación que conducen a una baja productividad. Estas presiones comprimen la rentabilidad y crean una gran barrera a la entrada que puede detener la disrupción, por ahora.

 

La industria aseguradora parece estable, pero es vulnerable

Esta sensación está confirmada por el Índice de Disrupción de Accenture, un estudio global e intersectorial de cómo las industrias en cuestión probablemente se encontrarán frente a una ruptura. En una escala de cero a uno, donde el cero es una mínima ruptura y el uno es la máxima, el seguro obtuvo una puntación de 0.37.

La futura ruptura de la industria obtuvo una puntuación de 0.68, por encima de la media de 0.57, estando entre los puntajes más altos. La industria ya ha experimentado una ruptura significativa. Además, los ejecutivos saben que la innovación es esencial no solo para seguir siendo competitivos, sino también para sobrevivir.

Para evitar la disrupción, las aseguradoras deben tomar medidas específicas. Deben optimizar para abordar la productividad estructural e inyectar nuevas tecnologías digitales para actualizar las ofertas principales a un coste menor. Vale la pena repetir este último punto: la transformación del núcleo es fundamental para evitar las rupturas.

El seguro no ha cambiado mucho en 200 años, pero todo a su alrededor sí. Es hora de su transformación digital. #InsurTech Clic para tuitear

 

Sentir el miedo y hacer cambios

El seguro está en el borde. Es vulnerable a las disrupciones y está bajo amenaza de ser “despedido” si sigue disfrutando del status quo. Pero el seguro no es la única industria atrapada sin preparación. La investigación de Accenture descubrió que el 93 por ciento de los directores ejecutivos de estrategia acordaron que se verán afectados en un plazo de 5 años, pero solo el 20 por ciento se siente altamente preparado para enfrentarlo.

Pero lo mejor es que la longevidad viene con ventajas. Las aseguradoras tienen datos, canales de distribución y prácticas de innovación que envidiarían muchas empresas de nueva creación. Las aseguradoras son más que capaces de convertir la disrupción en una oportunidad.

El seguro no ha cambiado mucho en 200 años, pero todo a su alrededor sí. La industria de seguros puede, y debe, abrazar el futuro sin miedo.

Y esto lo sabemos muy bien en Mi Legado Digital, pues seguimos trabajando y esforzándonos en desarrollar nuevos servicios e implementar nuevas tecnologías gracias a la innovación que de un modo u otro aportamos al sector del seguro. Por eso somos una empresa InsurTech.

Servicios como el testamento digital, el borrado digital o derecho al olvido, la reputación online, la gestión post-mortem o el servicio SOS, son claros ejemplos de las coberturas exclusivas para la era digital que podemos abarcar, gracias a una herramienta online única totalmente adaptada a nuestros clientes.

 

 

Fuente e inspiración: https://insuranceblog.accenture.com/insurance-hasnt-changed-much-but-everything-around-it-has

Mi Legado Digital es una empresa InsurTech y RegTech en expansión, de referencia nacional en España y en colaboración con las mayores compañías aseguradoras. Apoyados en una gran infraestructura tecnológica e innovadora, damos respuesta integral a las nuevas necesidades sociales asociadas a internet y a toda nuestra interacción con él. Dedicados al tratamiento de datos digitales, garantizamos la protección de derechos tan fundamentales como la salud, el honor, la imagen, la intimidad, la reputación online, el olvido y el secreto de las comunicaciones.